mayo 19, 2017 11:54 pm

22-de-abril-Dia-Internacional-de-la-Madre-Tierra-2

No es casualidad que científicos e instituciones de Estados Unidos auspiciaran una gran Marcha por la Ciencia alrededor del mundo en el Día de la Tierra, que se celebra cada 22 de abril.  Sin la ciencia, no es solo el país el que está en peligro, sino el planeta entero.

Al llamado se sumaron más de 600 ciudades en todo el orbe, que fueron testigos de lo insólito: académicos, estudiantes, investigadores – muchos de ellos con su bata blanca – y ciudadanos de a pie, con pancartas en la calle, unidos por un mismo objetivo.

maxresdefault

En México, un nutrido grupo de estudiantes de posgrado organizó una pequeña manifestación en las calles, mientras que la Academia Mexicana de Ciencia, la Academia de Ingeniería de México y la Academia Nacional de Medicina, presentaron una declaración conjunta “En favor de la conservación del planeta y del impulso a la sociedad y economía basada en el conocimiento”.

Es cierto que la convocatoria no puede separarse de una nueva administración en Estados Unidos. El presidente Donald Trump ha hecho públicas en numerosas ocasiones su incredulidad hacia verdades demostradas por la ciencia, como la responsabilidad humana en el cambio climático o la eficacia de la vacunación.

Sin embargo, no hay que olvidar que esta manifestación de científicos no es la primera. Simplemente se han expresado siempre de forma distinta. Por poner un ejemplo, las academias realizan periódicamente reportes y propuestas que dirigen a sus gobiernos, señalando problemas de salud, riesgos y posibles soluciones.

Más allá del contexto político, la ciencia, la innovación y la tecnología son parte fundamental del desarrollo de la economía, los niveles de salud y la calidad de vida.

Para fomentar la investigación, es fundamental apoyar a los estudiantes de posgrado. Una de las medidas del éxito en este campo es el número de egresados de licenciatura y posgrado, y la cantidad de becas. Hoy hay 1300 nuevos puestos de cátedras CONACYT, y al final de la primera convocatoria de CONACYT hay más de 7500 becas. El esfuerzo para aumentar las ayudas no debe ser solo del Estado. Ha de ser un trabajo de coordinación y responsabilidad entre Gobierno, iniciativa privada y academia.

Las aplicaciones de la ciencia cubren un espectro muy amplio, desde el método científico hasta las innovaciones y los desarrollos tecnológicos.

Es por eso que la Unión Geofísica Mexicana (UGM) expresa su deseo de que se tome la ciencia y sus resultados como base en la toma de decisiones, en particular en aspectos de energía, riesgos y desarrollo humano, algo que les concierne a las ciencias de la Tierra en sus cuatro áreas: Tierra Sólida, Océanos, Átmosfera y Ciencias del Espacio.

Mesa Directiva 2016-2017 Unión Geofísica Mexicana.

Categorizado en: